Me contaba mi abuelo que cuando se suspendían las clases en verano él se dedicaba, en aquellos años remotos, a crear lamparitas de lata, cajitas de madera y otras artesanías, las cuales salía a vender montado en su caballo por los campos y barrios de la zona manatieña.

La “Ruta Artesanal” es la ruta al arte del pueblo y la ruta al corazón Boriquén. La “Ruta Artesanal”, es la ruta de la amistad y la ruta del café.

“¡Gracias, Papá Dios!, por haber puesto en mi camino, a tantos artesanos, que con su arte y con su presencia me han inspirado y guiado mis pasos en la “Ruta Artesanal”, la cual ha sido y es la ruta de mi vida…”

Ésta galería fotográfica artesanal puertorriqueña nos presenta una visión y un panorama de nuestra historia artesanal no muy conocida por nuestro pueblo, pues nunca tuvimos una historia artesanal escrita. Recordemos que nuestro maestro artesano no fue reconocido, ni como artista ni como miembro de la fuerza laboral durante más de cuatro siglos y que no fue hasta el año 1955,  cuando Don Ricardo Alegría logró que nuestro pueblo reconociera colectivamente a nuestro artesano como el artista del pueblo.

No existe duda alguna en mi mente de que me he dedicado a promover de corazón a nuestros artesanos y a nuestras artesanías durante más de 40 años. La mayor satisfacción a través de tantos años ha sido, sin duda, haber conocido a un gran número de Maestros Artesanos Consagrados, que en algunos casos habían nacido antes de finalizar el siglo XIX, por lo tanto, eran éstos verdaderos patriarcas de nuestro arte popular, o sea, monumentos vivientes.

Para mí fue fácil entender y relacionarme con todos aquellos maestros artesanos, pues durante mis primeros años de vida estuve muy relacionado con mi inolvidable abuelo materno, Don Juan Chiesa, maestro de escuelas y artesano sin reconocer de tiempos de España. Gracias a tantos cuentos que me había contado el abuelo de sus años como maestro en Río Arriba Poniente de Manatí y en Flor de Valle de Bayamón, ya yo conocía el mundo de “Tierra Adentro” y el mundo del artesano. Me contaba mi abuelo que cuando se suspendían las clases en verano él se dedicaba, en aquellos años remotos, a crear lamparitas de lata, cajitas de madera y otras artesanías, las cuales salía a vender montado en su caballo por los campos y barrios de la zona manatieña. Gracias a mi abuelo pude apreciar y valorizar con justicia y gran orgullo la sabiduría del maestro artesano, cuasi-anónimo.

En este desfile de los primeros artesanos, con los cuales nos relacionamos estrechamente hace mucho tiempo, conoceremos unas figuras cimeras que con su gran talento y esfuerzo fueron los responsables del despertar artesanal que vivimos en aquellas época, para nosotros el acontecimiento histórico más importante de nuestros tiempos. Conozcamos uno por uno a los patriarcas que con tanto esfuerzo y tantos sacrificios acudieron a nuestro llamado para ofrecer su arte y su valía en innumerables ferias artesanales.

¡Conozcamos a esos Maestros Artesanos Consagrados que con su talento y presencia dieron brillo y esplendor a nuestra Ruta Artesanal!

                  Walter Murray Chiesa
Promotor Artesanal
Museo y Centro de Estudios Humanísticos
Universidad del Turabo