Una vida
regida
por la ética,
la búsqueda del
conocimiento
y la
aceptación
de una
autoridad
suprema.

Dra. Josefina Camacho de la Nuez

1908 – 1999

Nació en la provincia de La Habana, Cuba, el 23 de marzo de 1908, la tercera de los hijos de Don José Camacho y Doña Inés De la Nuez.

En el 1929 alcanzó una de sus metas académicas; obtuvo el título de profesora de piano del Instituto Nacional de Música. Al siguiente año, se convirtió en Bachiller en Ciencias y Letras en el Instituto Provincial de Segunda Enseñanza, recinto de Pinar del Río. En el 1934, el Ministerio de Educación de Cuba, le otorgó su primer título de profesora de inglés.

Se distinguió como mujer adelantada a su época por sus inquietudes y disposición de ampliar continuamente sus conocimientos. Durante los años treinta, viajó a la ciudad de Chicago, Illinois para perfeccionar su dominio del idioma inglés, condujo el auto de la familia y ofreció recitales de piano y mandolina en el Conservatorio de Música de La Habana.

En el año 1937, fundó junto a sus hermanas, en el pueblo de Los Palacios, en Cuba, la única escuela en el área cuyo currículo incluía la enseñanza en inglés, ejerciendo la función dual de educadora y empresaria. La Universidad de La Habana le confirió el título de profesora con especialización en inglés en el 1952. La doctora Camacho de la Nuez, continuó su educación asistiendo a cursos y seminarios en la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

Caracterizada por su vertical convicción en el valor del intelecto y la fenomenología religiosa universal, prosiguió estudios avanzados logrando el grado de Doctora en Pedagogía otorgado por la Universidad de La Habana, en el año 1955. La tesis de grado, titulada Influencia de la religión en la filosofía de la educación refleja un certero análisis del predominio religioso en la educación.

Profesora y humanista, exiliada de su patria, llegó a residir a Puerto Rico en el 1970. En virtud de su capacidad magisterial, dedicó sus últimos años a la enseñanza y el diálogo de filosofías religiosas comparadas y sus aportaciones individuales a favor de la evolución de la humanidad, en círculos religiosos y culturales. Su dedicación a la enseñanza, abarcó cincuenta años de su vida.

Murió el 9 de septiembre de 1999, en la ciudad de Miami, Florida.